La revolución amarilla

La primera Copa de Europa de la Jugoplastika

Ha llegado el momento de que os hable de un equipo que dejó en mí una huella especial y, probablemente, de mi jugador favorito. Un equipo y un jugador que revolucionaron el baloncesto europeo para quedar entre los mejores de la historia y para siempre.

Porque la Jugoplastika y Toni Kukoc (acompañado de otros jugadorazos que veremos luego) se plantaron en la Final Four de 1989 en Munich como unos desconocidos para casi todo el mundo y dominaron Europa durante tres años, hasta que empezaron a poner talonarios desorbitados delante de aquellos jóvenes para acabar desmembrando el equipo.

Los de Split comenzaron la temporada liderados por dos jugadores que ya llevaban dos torneos importantes con la selección absoluta yugoslava pero que apenas tenían 20 años y no habían hecho mucho ruido fuera de Yugoslavia… Salvo para los que seguían los campeonatos junior, donde Kukoc había metido 11 de 12 triples en un mundial para derrotar a Estados Unidos. Con la Jugoplastika habían ganado una liga yugoslava que entonces tenía un gran nivel, con la Cibona y el Partizan, e iniciaban la Copa de Europa sin que casi nadie les tuviera en cuenta.

Había varios equipos que empezaron aquella edición de la vieja Copa de Europa con el objetivo claro de ganarla: uno era el Maccabi, que había perdido dos finales consecutivas contra los viejos rockeros de Milán; el otro, el Barcelona de Epi, Sibilio y Solozábal, que llevaba dos ligas españolas consecutivas y con Jiménez y Norris había subido un par de peldaños tras una primera mitad de década cosechando Recopas y Copas Korac. Los catalanes venían de una mala actuación en la máxima competición europea del año anterior y esta vez iban a por el título.

Los yugoslavos se impusieron al Barça en el encuentros de la liguilla semifinal disputado en Split, y antes le habían hecho sudar mucho en el Palau, cuando eran unos desconocidos para casi todo el mundo. Por ello, aquella derrota se consideraba un accidente y casi nadie en el entorno culé se preocupó cuando vio en la semifinal de la Final Four debían enfrentarse a los yugoslavos. Craso error.

Es una pena que esté teniendo problemas para subir el final de algunos vídeos, pero creo que la hora que hay disponible de éste es muy valioso como documento histórico. Atentos a los comentarios del ex entrenador del Barça, Antoni Serra, lamentando el partido de los azulgranas ante “el equipo más flojo de la Final Four”, incluso tras la exhibición de Kukoc y Radja.

Aquel día descubrimos a un equipo de jóvenes manejado desde todas las posiciones del campo por un joven de 20 años, Kukoc, que se entendía a la perfección con Radja, compañero de generación, y apoyados por otros jóvenes algo más expertos (Perasovic, Sretenovic y Sobin rondaban los 25). Por su parte, el joven Tabak daba sus primeros pasos con apenas 18 años. Para compensar tanta bisoñez, el máximo anotador era Dusko Ivanovic, de 31 años. Aquellos jovencitos hacían un juego moderno que no se había visto hasta entonces, con un falso base con altura de pívot y sorprendiendo a todos con el juego sin balón. Sencillamente delicioso.

Tras hundir en la depresión a un Barcelona que se las prometía muy felices, en la final les esperaba el Maccabi. Otros que, eliminado el Barça, sentían que a la tercera final consecutiva iría la vencida ante aquellos chicos sin experiencia (Vídeo del canal MrAllishere).

Más de lo mismo: los israelíes también sucumbieron y los aficionados europeos nos quedamos con la boca abierta, dudando si aquella sorpresa sería flor de un día o si tendría continuidad. Vaya si la tuvo, pero eso lo seguiremos viendo en próximos artículos.

¡Síguenos en Facebook! http://aropasadoblog.facebook.com/

Twitter: https://twitter.com/AroPasadoBlog

Anuncios

2 comentarios en “La revolución amarilla

  1. Gracias por este excelente blog.
    Un comentario, si que te traiciona la memoria, pues la Jugoplastika nunca consiguió ganar en el Palau, ni en el 89,90,91. Tengo todos esos partidos contra los amarillos, grabados en fuego.
    En cambio el Barça si que consiguió ganar en la pista Split, en 1991, con un clinic de Piculin Ortiz, tirando contra tablero.
    Que lástima que en aquella época la Copa de Europa, no admitiera a más de un equipo de un país.
    Imaginate una Copa de europa de 1989, con Partizan, Caserta, Philips Milan, Jugoplastika, Aris, Maccabi, Barcelona, Madrid, Joventud y el clásico Limoges de Richard Dacoury.
    Un abrazo desde Barcelona.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s