Una estrella en Pucela

El fichaje de Sabonis por el Fórum Valladolid

¡Qué suerte tuvieron los vallisoletanos entre 1989 y 1992! Fueron los años en los que, pasado el boom de los 80, la ACB creció hasta convertirse en una de las ligas más poderosas de Europa. Después del efímero paso de una gran estrella como Drazen Petrovic en la 1989-90, en la siguiente le tocó al turno a otra no menos rutilante, como Arvydas Sabonis. Por aquel entonces no era fácil sacar a jugadores de la Unión Soviética, pero varios factores y la hábil gestión del presidente pucelano, Gonzalo Gonzalo, propiciaron que semejante astro aterrizara en un equipo medio español como entonces era el Fórum.

Sabonis necesitaba un lugar donde recuperar sensaciones después de sus graves lesiones en el tendón de Aquiles (en este artículo se mencionan los posibles motivos que llevaron a la rotura del tendón). Un año antes, en los Juegos Olímpicos de Seúl, había reaparecido después de 18 meses de inactividad para llevar a la Unión Soviética a lo más alto del podio. Pero aquella épica victoria fue un momento puntual, un torneo corto en el que el lituano sacó lo mejor de sí mismo en semifinales y en la final. Un año después, seguía cojeando y con problemas en las rodillas, y muy lejos del jugador que nos dejaba con la boca abierta por su forma de moverse en 1986.

Estaba claro que había perdido gran parte de sus capacidades físicas, pero afortunadamente no hizo caso a los que le aconsejaron que dejara de jugar. En Valladolid encontró el lugar ideal para adaptarse a su nuevo cuerpo, mucho más pesado y lento. Pero lo que le seguía funcionando a la perfección era su mente privilegiada para jugar a esto. En dos primeras temporadas de Sabas a orillas del Pisuerga el Fórum no disputó ninguna competición europea, lo cual dejaba tiempo suficiente al pívot de Kaunas para entrenar, descansar y recibir los tratamientos necesarios para reencontrarse consigo mismo. Además, llegó a Pucela acompañado de su compatriota y buen amigo Valdemaras Homicius, a buen seguro uno de los buenos argumentos que puso encima de la mesa Gonzalo Gonzalo, además de los económicos (entre otros complementos al contrato de Sabonis, se comercializó una colonia con su imagen).

En este partido contra el Pamesa Valencia del 3 de diciembre de 1989 (el día del fallecimiento de Fernando Martín), se puede observar la parsimonia con la que Sabonis corre de un lado a otro de la cancha, evidenciando la gran diferencia con el jugador que vimos en el 86, e incluso en el 88 (partido del canal jugarenequipo). Aún así, no tuvo problema para sumar 23 puntos y 21 rebotes.

Un par de meses después, el Real Madrid visitó el Pabellón Pisuerga aún conmocionado por la muerte de Martín. Enfrentado a Piculín Ortiz y Antonio Martín, Sabonis no pudo llevar a la victoria a su equipo y se quedó en 28 minutos de juego, eliminado por faltas, registrando 16 puntos y 8 rebotes (vídeo de la s9ergioteca).

Pese a que el pívot subió el nivel de los vallisoletanos y estaba rodeado de buenos jugadores (Lalo García, Álex Bento, Miguel Ángel Reyes, Pepe Alonso y, sobre todo, Homicius), les faltaba un peldaño para competir con los grandes y quedaron sextos en la Liga, cayendo frente al pujante Ram Joventut en cuartos de final. Aquí podéis ver un partido ante los badaloneses, disputado unas semanas antes del playoff, en la segunda fase de la Liga, en el que Sabonis consiguió 29 puntos y 14 rebotes (vídeo de JO SAC).

Sabonis pasó tres temporadas en Valladolid, una ciudad que tuvo el privilegio de ver jugar en vivo a uno de los grandes jugadores europeos de la historia. Pocos años después disfrutarían de Oscar Schmidt durante dos temporadas, y por allí pasaron excelentes jugadores extranjeros como Nate Davis, Granger Hall, Valeri Tikhonenko, Dyron Nix, Mike Philips, Michael Young, Mike Schlegel, John Williams, Anicet Lavodrama, Andrei Fetissov, Gaylon Nickerson… además de españoles como los recordados Quino Salvo y Lalo García, Fede Ramiro, Juan De La Cruz, Carles Marco, Raúl Pérez, o Fernando San Emeterio, por citar sólo algunos. Una plaza clásica de nuestro baloncesto que, como muchos otros, sufre ahora las consecuencias de la crisis.

En las tres temporadas de Sabonis el Fórum alcanzó los cuartos de final, su tope desde que existe la ACB, con un sexto, un séptimo y un octavo puesto. En la última de ellas disputó la Copa Korac, alcanzando una histórica semifinal contra Il Messagero de Roma de Dino Radja. Individualmente, en sus números se refleja su dominio del juego: 23 puntos, 13 rebotes, 2 asistencias y 3 tapones en la primera temporada, algo menos en la segunda (19 puntos, 10 rebotes, 2 asistencias y 2 tapones, formando pareja de extranjeros con Tikhonenko), para acabar su estancia en la ciudad castellana con 21 puntos, 13 rebotes, 2, asistencias y 2 tapones (acompañado por Schlegel), pero con la sensación de estar cada vez en mejor estado de forma, lo que le llevó a fichar por el Real Madrid en 1992.

¡Síguenos en Facebook! http://aropasadoblog.facebook.com/

Twitter: https://twitter.com/AroPasadoBlog

Anuncios

Un comentario en “Una estrella en Pucela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s