Las Pump de Dee Brown y otras historias

Recordamos con nostalgia los All Star de antes

¡Cómo nos gustaban los All Star en los años 80 y 90! Hasta ahora no os había hablado de este evento de la NBA que por aquel entonces marcábamos en el calendario como una cita ineludible en la que estábamos dispuestos a trasnochar para no perdernos el espectáculo que nos brindaban los jugadores de una NBA a la que aún veíamos tan lejana. No lo había hecho porque en mi colección no tenía ningún All Star anterior a este de 1991, pero después he encontrado algunos de ellos en YouTube y os los enseño aquí porque son dignos de ver.

No sé cuál fue el primero que pudimos ver en España, pero el primero que yo recuerdo fue el de 1987 en Seattle. Un partidazo en el que, ante la ausencia de Ralph Sampson por lesión, Magic Johnson se encargó de abastecer de balones a su sustituto, el jugador del equipo local, Tom Chambers, para convertirle en MVP. Un día antes, Michael Jordan había maravillado en el concurso de mates y Larry Bird se había hecho con su segundo concurso de triples consecutivo. El partido fue igualadísimo y necesitó de una prórroga. Como era habitual en aquellos tiempos, la NBA siempre nos dejaba imágenes que aquí nos chocaban muchísimo, y en esta ocasión nos llamó la atención la postura que adoptaba Rolando Blackman al lanzar los tiros libres con una pierna mucho más adelantada que la otra, imagen que tuvimos ocasión de presenciar en los momentos decisivos del partido.

En España lo vimos en diferido, comentado desde Madrid por Pedro Barthe (vídeo de NBA CLASSIC ESPAÑOL) . En aquellos partidos de las estrellas quizá las defensas se relajaran un poco durante los tres primeros cuartos (sin llegar a los extremos sin sentido de ahora, donde los jugadores se apartan para que el rival machaque sin oposición), pero en los momentos decisivos todos se empleban a fondo para ganar, viviéndose momentos tan emocionantes como en aquella edición del 87.

Al año siguiente vimos otra edición fabulosa del fin de semana de las estrellas, con dos concursos que dejaron imágenes para la historia y un partido espectacular. El sábado, Larry Bird consiguió su tercer título seguido en el concurso de triples, con el famoso gesto de dejar levantado el dedo índice tras soltar el último balón que le daba la victoria. Después, el concurso de mates, que se estaba convirtiendo en uno de los momentos más esperados de la temporada tras las ediciones de 1986, ganada por Spud Webb, y de 1987, por Michael Jordan. En el 88, el duelo entre Michael Jordan y Dominique Wilkins se convirtió en un clásico por la plasticidad de los mates de ambos y por la polémica victoria de Jordan, que jugaba en casa, en Chicago.

El partido de las estrellas del domingo igualó el nivel de los concursos del día anterior, con Michael Jordan como gran protagonista y unos últimos minutos llenos de jugadas maravillosas de ambos equipos, con Magic Johnson y Isiah Thomas como líderes, con asistencias increíbles de ambos para que sus atléticos compañeros los culminaran con todo tipo de mates. Las cintas VHS en España echaron humo esa semana con la gran cantidad de veces que los aficionados volvieron a ver el partido, que ya nos contó en vivo Pedro Barthe desde Chicago, con Trecet en el estudio de Cerca de las Estrellas en Madrid.

Después de dos ediciones algo menos brillantes (En Houston en 1989 y Miami en 1990), el All Star Weekend de 1991, celebrado en Charlotte, volvió a tener algunos momentos que se nos quedaron en la memoria. Aquí tenéis el concurso de triples. Si no tenéis tiempo para verlo entero, sí os recomiendo que busquéis la serie de Craig Hodges en la semifinal. Un espectáculo.

En el concurso de mates de 1991 había un gran favorito: Shawn Kemp, que acababa de llegar a la NBA y sorprendía en cada partido con su capacidad de salto y la potencia con la que machacaba los aros contrarios. Kemp estuvo a la altura de las expectativas, pero en la final se coló un bajito que nos ganó el corazón, siguiendo la tradición de Webb en 1986: el joven céltico Dee Brown hizo gala de su creatividad en varios de sus mates y de su visión para los negocios: antes de cada mate, con todos los focos y las cámaras pendientes de él, se agachaba para hacer un gesto que no conocíamos hasta entonces, hinchando sus zapatillas Reebok The Pump, de reciente salida al mercado, con la famosa pelota de la lengüeta de aquellas innovadoras botas. Ramón Trecer, en la retransmisión en vivo desde Charlotte, se volvía loco al grito de “¡Es mi hombre! ¡Quiero que gane él!”

El partido también tuvo algunos momentos interesantes, sobre todo por parte de Charles Barkley, MVP de aquella edición, aunque no llegó a las cotas de espectáculo que habíamos visto en el 88. Aquí os dejo el bonito montaje que hizo la NBA en la presentación de los jugadores participantes.

Quedaba un año para que la NBA consiguiera uno de esos momentos redondos que tan bien les salen en el All Star de 1992, en Orlando. Pero de eso hablaremos más adelante. Permanezcan atentos a sus pantallas.

¡Síguenos en Facebook! http://aropasadoblog.facebook.com/

Twitter: https://twitter.com/AroPasadoBlog

Anuncios

Un comentario en “Las Pump de Dee Brown y otras historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s