El país del baloncesto

Gran victoria del Zalgiris en la Euroliga de 1999

Si hay una nación donde el baloncesto es el deporte rey por encima de cualquier otro, ese es Lituania. Ya desde antes de ser absorbido por la URSS, el país báltico se había alzado con dos medallas de oro en la segunda y la tercera edición del Eurobasket, en 1937 y 1939, y la tradición de la canasta y la pelota naranja se ha mantenido hasta nuestros días, con un alto porcentaje de practicantes entre sus menos de tres millones de habitantes. Por lo tanto, la victoria del Zalgiris en la Euroliga de 1999, superando a equipos con presupuestos mucho más altos, se puede considerar la victoria del baloncesto más puro, que el país refrendaría cuatro años más tarde con la victoria de su selección en el Eurobasket, en un caso similar al de Eslovenia, campeona de Europa en 2017 con apenas dos millones de habitantes.

La Euroliga vivía momentos donde las grandes inversiones de equipos como los griegos y, todavía, algunos italianos pretendían dominar la competición sin necesidad de dar un gran espectáculo, simplemente mediante la acumulación de talento pagado a base de talonario. Desde la victoria del Limoges en 1993, no había habido ninguna final en la que los dos participantes superaran los 70 puntos, y lo normal es que alguno de ellos o los dos se quedaran por debajo de los 60. El colmo del baloncesto lento y aburrido se había producido en la final de 1998, donde la Virtus de Bolonia, con un equipazo, había conseguido la victoria con un marcador de 58-44. Para la edición de 1998-99, todo apuntaba a que la tónica iba a ser la misma, con los mismos equipos que habían dominado la Euroliga en posición privilegiada por las completas plantillas que presentaban, lo que no iba unido a la práctica de un baloncesto atractivo sino todo lo contrario.

No fue una buena temporada en la máxima competición europea para los españoles. De los tres participantes, el TDK Manresa disfrutó de su participación en la misma merced a la Liga conquistada en la temporada anterior, pero la falta de experiencia le llevó a perder algunos partidos igualados y quedó fuera del Top 16 al igual que el Baskonia, campeón de la Copa ese año, que no pasó a la fase de octavos de final tras acabar la segunda fase en un triple empate. El Real Madrid, que empezó con fuerza la temporada liderado por Alberto Herreros, fue perdiendo fuelle hasta caer en cuartos de final contra la Fortitudo de Bolonia. Mejor le fueron las cosas a los equipos españoles en las otras competiciones, con el Pamesa Valencia haciendo historia al alcanzar su primera final europea en la Copa Saporta (una de las denominaciones que se dieron a la actual Eurocup), en la que acabó cediendo contra el Bennetton de Obradovic al no poder culminar una gran remontada después de ir cerca de 20 puntos por detrás en el marcador.

En la Copa Korac hubo final española, con un Barcelona que había quedado fuera de la Euroliga por su mala temporada anterior, y un Estudiantes que llevaba toda la década dando guerra en la ACB con una plaza casi fija en semifinales. El Estu, con Azofra, Jiménez, Thompson o Vandiver como jugadores claves, no pudo mantener en el Palau Blaugrana los 16 puntos de ventaja obtenidos en Madrid. En la vuelta los de Aíto García Reneses hicieron valer su plantilla con calidad de Euroliga, con los últimos destellos de calidad de Xavi Fernández en el equipo azulgrana, en un partido muy bonito donde los colegiales lucharon hasta el final por dejar la diferencia por debajo de esos 16 pero finalmente sucumbieron ante la profundidad de plantilla de un Barcelona que iba camino de reconquistar la ACB al final de temporada .

Volviendo a la Euroliga, el vigente campeón, la Virtus (Kinder según el patrocinador de turno) tenía como máximos rivales a los equipos griegos: el Olympiacos, habitual participante en las Final Four de los 90 y campeón dos años antes liderado por David Rivers, ya no contaba con el base americano pero había reforzado el equipo a base de dracmas con Johnny Rogers, Arijan Komazec, Anthony Goldwire o Fabricio Oberto, aunque el argentino nunca se adaptó a Grecia y acabó por huir a Vitoria, donde le fue mucho mejor. La nómina de refuerzos del otro equipo griego, el Panathinaikos, era abrumadora: Bodiroga, Radja, Pat Burke y Ferdinando Gentile se unían a los habituales griegos Alvertis, Ekonomou y compañía para formar una plantilla espectacular que dominó la fase regular con una sola derrota, pero cayó sorprendentemente en octavos de final ante la Fortitudo (patrocinada por Teamsystem).

A la Final Four llegaron los dos equipos de Bolonia (los campeones de la Virtus-Kinder y la Fortitudo-Teamsystem, que tampoco estaba huérfano de efectivos con Karnisovas, Fucka, Carlton Myers, Marko Jaric o el prometedor Mulaomerovic), además del Olympiacos y el Zalgiris de Kaunas. Nadie contaba con los lituanos, que formaban un equipo repleto de buenos jugadores lituanos, entre los que destacaba Saulius Stombergas, reforzados por tres jugadores extranjeros: Anthony Bowie, que había llegado a promediar 14 puntos con Orlando Magic en 1992, y dos componentes de la Universidad de UCLA campeona de la NCAA en 1995: Tyus Edney y el checo Jiri Zidek. Edney había sido el líder en aquel triunfo universitario e iba para estrella, pero no acabó encontrando sitio en la NBA y recaló en el Zalgiris por poco dinero en comparación con lo que cobraban las estrellas en Europa, mientras que Zidek era un pívot de 2,13 que tenía como gran virtud su buen lanzamiento exterior. Pese a haber quedado primero de su grupo, el Zalgiris llegó a Munich sin hacer mucho ruido pero en la primera semifinal ya dio un aviso al imponerse al Olympiacos nada menos que por 16 puntos de diferencia y alcanzando 87 puntos una cifra que no era habitual en una semifinal en aquellos tiempos de baloncesto control.

En la semifinal boloñesa, que acabó entre el humo de las bengalas y con enfrentamientos entre aficionados, los dos equipos siguieron el guion de la época, rondando ambos los 60 puntos. En un partido bastante, igualado, los de Messina impusieron su mayor experiencia y se dirigían a su enfrentamiento con el Zalgiris confiados en poder revalidar el título de campeones.

Seguramente Messina pensaba aplicar su táctica de juego lento que por fin le había llevado al título de la Euoliga en 1998, después de varios años sin llegar siquiera a la Final Four contando con grandes plantillas.  Y así se desarrolló el principio del partido, con pocos puntos en los primeros diez minutos y el marcador igualado. Pero el Zalgiris tenía otros planes y salió a por el partido con un juego mucho más rápido y alegre. El técnico Kazlauskas aplicó la lógica que dice que si sabes jugar al baloncesto, juega al baloncesto y tendrás más posibilidades de ganar. Y de jugar al baloncesto en Lituania saben un rato.

Cinco puntos consecutivos de Anthony Bowie en dos grandes jugadas dieron la primera ventaja importante al Zalgiris. Edney subía el balón rápido, dejando claro que no quería dejar que la defensa de la Kinder se formase e intentando evitar las posesiones largas. Los tres extranjeros del equipo de Kaunas llevaban el peso anotador pero sus compañeros lituanos estaban ahí dispuestos a anotar cuando hiciera falta: los hermanos Zukauskas, Stombergas, Masiulis, Adomaitis, Maskoliunas… todos tenían buena mano y conocían el juego. Enfrente, los de Bolonia se apoyaban en Rigaudeau, que acabaría con 27 puntos, pero Danilovic se quedó en sólo 7.

Los de Kazlauskas no se conformaron con los diez puntos de ventaja que llevaban mediada la primera parte, y siguieron jugando con su estilo y sin especular lo más mínimo con el resultado, aumentando con ello la ventaja hasta los 15 puntos del descanso.

En la segunda parte no sólo el Zalgiris mantuvo la diferencia en el marcador sino que la aumentó. Los de Messina intentaban tirar de su talento para remontar, pero no se sentían cómodos corriendo, por lo cual la remontada tenía que llegar a base de ataques lentos e intentando parar el torrente anotador de los lituanos. Schonochini y Nesterovic eran los mejores aliados de Rigaudeau, pero cada vez que los italianos parecían acercarse llegaba un triple de los de verde. En la recta final, las genialidades de Edney acabaron por sentenciar el encuentro.

Ramón Trecet, que se ocupó en solitario de narrar la final para TVE, sin comentarista de apoyo, se volvía loco con las acciones de “el enanito” Edney y hablaba de “aire fresco” para el baloncesto europeo. Así fue: después de varios años de tostón, comprobamos cómo un equipo que jugaba sin complejos, sin mirar el reloj y con inteligencia podía vencer al ladrillo que habíamos sufrido en tantas finales de Euroliga y de Eurobasket. A partir de entonces se vio otro tipo de baloncesto, incluso tres años más tarde, en 2002, veríamos una final entre dos de los equipos que habían ganado la Euroliga con ese baloncesto rácano, como el Panathinaikos y la Kinder, que se saldaría con unos guarismos cercanos a los 90 puntos por ambas partes. Todo gracias a un equipo como el Zalgiris, que vino desde el país del baloncesto para salvar al deporte que tanto amamos.

¡Síguenos en Facebook! http://aropasadoblog.facebook.com/

Twitter: https://twitter.com/AroPasadoBlog

Anuncios

2 comentarios en “El país del baloncesto

  1. Efectivamente, ganar a un equipo de más historia pero de tan poco atractivo supuso una alegría para los que abogamos por un baloncesto atractivo, en contra del encorsetamiento vulgar que tanto se practica (Messina y sus “lecciones magistrales” en el Real Madrid” darían, más que para un artículo, para un libro!).
    Siempre me ha dado la impresión de que los lituanos son muy buen conjunto. Son grandes y fuertes, muy inteligentes, tienen buena mano y suelen jugar en equipo como norma general. Por ponerles un pequeño pero, reconozco que siempre he pensado que si hubieran tenido la sangre un poquito más caliente podrían haber obtenido más rendimiento y por tanto más éxito. Aunque esto es uno de los clásicos what if…
    De los jugadores del Zalgiris, sólo dos pequeños comentarios. Siempre recordaré a Stombergas en el TAU. No recuerdo exactamente los números estadísticos pero hubo un partido (tampoco me acuerdo si de Euroliga o ACB) en el que enchufó una barbaridad de triples. Por otro lado, se encontraba en el equipo el checo Jiri Zidek. Recuerdo que el Madrid le tuvo en nómina en la temporada 2000/01 de Scariolo. Pese a medir más de 2,10mts, ¿hacía algo relevante además de lanzar de tres? Siempre he pensado que, para los pivots, como recurso esto es un estupendo comodín, pero en los casos en los que los pivots juegan más de cara a canasta y a tantos metros del aro… No coment!
    Como pequeño comentario final, es curioso que Fabricio Oberto pasara de puntillas en su estancia en Grecia. Aquí en España fue un pivot de referencia, tanto en el TAU como en Pamesa, hasta tal punto que un mito como Greg Popovich le fichó para acompañar a una leyenda (joven por entonces) como Tim Duncan. Más curioso aún es que, si no recuerdo mal, Oberto es del 71 o 72, lo que indica que fue capaz de competir a un excelente nivel a tres bandas (Europa, Mundial-JJOO y sobre todo NBA) bien entrado en la treintena. Siempre le recordaré como un pivot durísimo y a la vez limpio, sin emplear el juego sucio.
    Gracias por tu excelente artículo!

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por tu comentario. Es cierto, el resumen que se puede hacer de los lituanos es lo que decía Trecet en esta final: “¡¡Todos tiran!!” y con inteligencia buscaban al jugador mejor situado para lanzar.
      Oberto en Grecia estuvo al borde de la depresión, no se adaptó nunca debido al idioma entre otras cosas, y en Vitoria encontró el clima ideal rodeado de compatriotas como Scola, Schonochini, Nocioni… Por cierto, que otro que no cuajó en el Olympiakos y sí en Vitoria, creo que estuvo una pretemporada, fue Elmer Bennett, al que no quisieron después de tenerle a prueba.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s