La venganza se sirve fría

Djordjevic y el Madrid ganaron la ACB 2000 en el Palau

Aunque pueda parecer que un título de Liga para el Real Madrid, el club que la ha ganado más veces, no suponga una sorpresa, en la temporada 1999-2000 el desenlace en forma de victoria blanca fue absolutamente inesperado para casi todos los aficionados, por muchos motivos.  El Barcelona había ganado dos de las tres últimas ediciones, una de ellas en un quinto partido en el Palacio de los Deportes de Madrid, gozando de plantillas completísimas y manteniéndose entre los mejores equipos de Europa, con participaciones en la Final Four de la Euroliga en 1997 y en la misma 99-00. En la temporada que nos ocupa, el club catalán volvía a contar con un gran equipo, mientras que el Real Madrid había ido perdiendo amplitud de plantilla desde aquella derrota en casa en el 97. Sergio Scariolo asumía las riendas del equipo blanco después de un par de temporadas en las que no se había clasificado para la final liguera, cayendo ante el TDK Manresa y el Caja San Fernando, respectivamente. Fichajes como los de Iker Iturbe, José Luis Galilea o Lucio Angulo o las incógnitas de Mikel Larsen o Hansi Gnad en el juego interior llegaban para sumar desde el banquillo pero la plantilla no se podía comparar ni de lejos con las contrastadas trayectorias de los jugadores barcelonistas. En el puesto de base, Keith Jennings era la apuesta tras su paso por el Estudiantes, mientras que la pareja interior iban a formarla otros dos recién llegados: Brent Scott y Eric Struelens. Una plantilla que generó dudas desde el principio, sin que los primeros resultados las despejasen en ningún caso. Ocho derrotas en la primera vuelta, con equipos de todas las posiciones de la tabla (Forum, Fuenlabrada, Cáceres, Cantabria Lobos, entre otros, además de un Pamesa que empezó la temporada como un avión) hacían presagiar una temporada aún peor que las anteriores, y en Euroliga las cosas no iban mucho mejor (vídeo de  Fuenlabrada Blues).

Por su parte, el Barcelona iba cosechando mejores resultados que los blancos, aunque con alguna que otra derrota que no le impedía seguir la estela del sorprendente Pamesa. Los valencianos fueron los dominadores absolutos de la primera mitad de la competición, con trece victorias en los primeros trece partidos, racha que le cortó un Estudiantes que también sería su verdugo tanto en la Copa del Rey, en la que se alzó con el título, como en cuartos de final de la ACB, con los valencianos ya desfondados.    Volviendo al Barcelona, los azulgranas mantenían la base de la plantilla que les había hecho campeones la temporada anterior, con Nacho Rodríguez, Rodrigo de la Fuente, Derrick Alston, Milan Gurovic y Roberto Dueñas, a los que añadieron fichajes como Alain Digbeu y el holandés Franciso Elson, más la paulatina incorporación de Juan Carlos Navarro y Pau Gasol después de proclamarse campeones del mundo júnior con la selección española. Donde no acabaron de acertar fue en el jugador que debía sustituir a Djordjevic tras su salida, siendo el escogido Anthony Goldwire, un base anotador pero bastante irregular que no se hizo con las riendas del equipo.

En la tradicional cita copera de mediados de temporada, el duelo entre el Real Madrid y el Barcelona en cuartos de final dejó entrever cierta mejora en el juego de los de Scariolo, que dominaron el marcador durante 30 minutos, pero también se hizo patente que Aíto contaba con una rotación mucho más amplia que le permitía llevarse la victoria en los últimos minutos por simple desgaste de los rivales. Con todo, la Copa no fue ni para los madrileños ni para los catalanes, ni tampoco para el Pamesa, sino que sorprendentemente fue a parar a las vitrinas del Estudiantes, que jugó tres magníficos partidos en los tres días de la competición. Sin embargo, llegado el final de la fase regular liguera, los dos equipos “futboleros” comandaban la clasificación, con tres victorias de ventaja del Barcelona sobre el Real Madrid. En la progresión madridista mucho había tenido que ver la llegada de Djordjevic sustituyendo a Jennings.

En el playoff no hubo lugar a demasiadas sorpresas, solamente que el Baskonia superó el factor cancha en contra para derrotar al Caja San Fernando en cuartos de final, fase en la que el Barcelona tuvo que llegar al quinto partido para deshacerse del Unicaja en una eliminatoria con marcadores bajísimos. El Real Madrid eliminó al Gran Canaria por 3-0 al igual que el Estudiantes al Pamesa, que no pudo culminar su espectacular inicio de campaña en un playoff al que llegó sin energías. El Barça seguía el guion habitual de las temporadas con Aíto al mando: inicio ramplón para acabar como motos, previa decepción en la Final Four de turno. En semifinales los catalanes cedieron un partido contra el Tau para meterse en una nueva final, mientras que en la otra eliminatoria el Madrid y el Estudiantes dirimían un bonito duelo que se fue a cinco partidos. Los campeones coperos llevaron al límite a los de Scariolo, que en el cuarto encuentro vieron cómo perdían por lesión a Herreros, su principal referente anotador. En un emocionante quinto partido disputado en el pabellón Raimundo Saporta (el viejo recinto de la Ciudad Deportiva remodelado, que tomó ese nombre durante algunos años), a los estudiantiles les faltó un palmeo de Chandler Thompson, que no quiso entrar, para pasar a la final contra el Barcelona. Serían por tanto los madridistas los que intentarían el asalto al título, aunque con una plantilla inferior a la de Aíto. Además, con la baja de Herreros la empresa se antojaba imposible para los madridistas (vídeo de Atleti_seccionestv).

Sin embargo, Scariolo supo sacar partido a la condición de no favorito y, exprimiendo al máximo los recursos de su plantilla, puso interesante la final con una victoria en el primer partido en el Palau Blaugrana. Con un juego parecido al que hacía con el Tau con Scott y Burke, en esta ocasión eran el propio Scott y Struelens los encargados de finalizar bajo el aro las jugadas preparadas por el italiano pese a encontrarse en inferioridad de centímetros. En el primer partido el belga acabó como máximo anotador, con Djordjevic liderando el juego exterior y con los hermanos Angulo anotando el momentos puntuales. Curiosamente, en ese primer encuentro Goldwire mantuvo el tipo en el aspecto anotador pero aquella plantilla necesitaba alguien que la coordinara en la cancha y el americano no era ese tipo de jugador. Los azulgranas reaccionaron en el segundo partido con una victoria aplastante, pero el Madrid volvía a casa con los deberes hechos, con una victoria fuera de casa (vídeo de deportesok).

En el tercero le tocó al Real Madrid apuntarse una victoria clara. Alberto Angulo y Alexander Djordjevic hicieron olvidar la baja de Herreros en el exterior, con 20 y 22 puntos respectivamente, pero la sensación era que Scariolo había conseguido un equipo compacto en el que las aportaciones de hombres del banquillo como Galilea o Iturbe, o los interiores fichados a mitad de temporada Betts y Mikhailov, le permitían mantener un mismo ritmo durante los cuarenta minutos. Así, después de todas las dificultades, el Madrid tenía un cuarto encuentro en su casa para poder llevarse la liga, pero un buen partido de los jóvenes Navarro y Gasol, con 13 puntos cada uno acompañando al máximo anotador Digbeu, con 17, permitió a los de Aíto devolver la serie al Palau para un quinto encuentro decisivo.

Ahí estaban los dos clásicos del baloncesto español, los dos enemigos irreconciliables, tras años después en otro quinto partido pero en el escenario contrario, después de aquella final del 97 que dinamitó Dueñas en el Palacio de los Deportes de Madrid. Esta vez, con la ventaja de campo para el Barcelona pero con la ventaja psicológica para el Madrid de haber llegado a un quinto encuentro sin su máximo anotador y cuando el desarrollo de la temporada hacía pensar que quizá ni iba a disputar la final. Además, contaban con la experiencia de haber jugado ya un quinto partido en semifinales. Todo ello, más la pésima actuación de Goldwire, se volvió en contra de los de Aíto en un encuentro en el que el Madrid volvió a exprimir sus recursos en pos de la victoria… sacando incluso a jugar unos minutos al lesionado Herreros. Antes, Scariolo había recurrido también a sus armas fuera del campo, presentando en rueda de prensa un vídeo en el que Aíto arengaba a los suyos a que jugaran, por decirlo de forma suave, con “agresividad”.

Después de una primera mitad dominada en el marcador por los azulgranas, el Madrid supo mantener el partido igualado pese a no empezar con acierto, lo que puso algo nerviosos a los catalanes. Llegados los últimos minutos, el Barcelona se hundió y el estado anímico de los madridistas al verse con posibilidades de ganar la liga fuera de casa fue en aumento, con un imperial Alberto Angulo bien acompañado por su hermano Lucio y por el resto de jugadores blancos, con Brent Scott superando desde sus dos metros raspados a los interiores del Barça.

Así se produjo una de las grandes sorpresas de todas las finales de la ACB, por las condiciones en las que se presentaba cada equipo a la final y, seguramente, la mayor venganza deportiva de toda la la historia de la Liga, consumada por un Aleksandar Djordjevic que había salido unos meses antes del Barcelona, después de tres temporadas de éxitos y de algún fracaso pero, sobre todo, de falta de entendimiento con Aíto García Reneses. Como decía al principio, puede pensarse que una Liga ganada por el Real Madrid no es una soprpresa por el presupuesto que habitualmente manejan, pero en este caso la inferioridad de su plantilla era manifiesta, y más sin poder contar con un referente como Herreros en toda la final. Para mí, un mérito que hay que concederle a Sergio Scariolo, un personaje bastante controvertido en el baloncesto español pese a haber conseguido un buen número de éxitos en su carrera con el Baskonia, el Unicaja, el Real Madrid y la selección española.

¡Síguenos en Facebook! http://aropasadoblog.facebook.com/

Twitter: https://twitter.com/AroPasadoBlog

Anuncios

3 comentarios en “La venganza se sirve fría

  1. Cesar amigo siento mucho el cierre de tu maravilloso canal de youtube, por suerte tengo una buena parte de los partidos descargados para disfrutarlos en cualquier momento, pero que es lo que ha pasado si ultimamente apenas subias nada.

    Me gusta

    • Gracias por tu mensaje y por ser uno de los seguidores que más han disfrutado de los partidos que subía. No me han dado muchas explicaciones, te dejan reclamar una vez y, una vez que te ratifican que lo han cerrado ya no te dejan enviarles más mensajes. Sí que estaba subiendo poco pero por falta de tiempo, aún me quedaban cosas interesantes que subir e inéditas en YouTube. En breve publicaré aquí un post de despedida porque el blog se apoyaba en los vídeos de los partidos y sin ellos ya no le veo sentido a continuar con él. Gracias de nuevo por tu seguimiento.

      Me gusta

  2. Asi de partidos mas vintage europeos y de españa el tuyo era el mas importante de lo que quedan en youtube, otros grandes como s9ergioteca se quedaron estancados hace bastante tiempo, al igual fue porque recibieron avisos como en tu caso y decidieron parar para evitar el cierre. A sido un batacazo para mi sobre todo despues de que hace poco cerraran allsports, al final no se que nos van a dejar a los amantes del basket mas retro. Deja de publicar en el blog pero no lo elimines que es un gran blog y aqui lo mas importante no son los videos aunque sean un buen complemento, Un fuerte abrazo y infinitas gracias por todo tu esfuerzo y generosidad.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s